Metal »

Álbumes que has de escuchar antes de morir: Rust in Peace

Salim Achtibat

El comienzo de Megadeth se caracterizó por tener un carácter fuerte e impredecible. Después de que el guitarrista Dave Mustaine fuese expulsado de Metallica por su obsesivo consumo de drogas, el propio Mustaine fundó su propio grupo de trash metal llemado Megadeth.

Sus primeros álbumes “Killing Is My Business… And Business Is Good” y “Peace Sells… But Who’s Buyingfueron una auténtica brutalidad. Con riffs y ritmos muy agresivos y sobre todo, con una voz muy pero que muy potente.

Gracias a la incorporación del nuevo guitarrista Marty Friedman y al batería Nick Mendoza, Megadeth rejuvenecióe incluso sonaban mucho mejor que antes– y logró que su cuarto álbum volviese a ser un top récord. Los ritmos en Rust in Peace eran muy rápidos y frenéticos, –de hecho es uno de mis favoritos– tocaban con fueza y de hecho, el cuarteto tocaba con una precisión increíble.

Uno de los aspectos más importantes en la hora de que el álbum triunfase, fue que Dave Mustaine mejoró notablemente la calidad de composición de las canciones, con riffs alocados, estribillos irresistibles y unas letras que eludían al death y black metal. En el álbum, también se citan armas nucleares y varios comentarios dirigidos a la religión –concretamente en “Holy Wars… The Punishment Due”*-.

Rust in Peace está en la posición número 23 de la lista Billboard y es uno de los grandes álbumes de la época, pero que una vez que el grunge funcionó –y de que manera– Megadeth se volvió algo más comercial y de esta manera acabó tocando más al estilo hard-rock, aunque ellos lo niegen.