Metal »

Análisis de The Inheritance, debut de Witherscape

Sergio Agudo

En esta ocasión, el enfant terrible (su primer contrato discográfico para grabar el Nothing but Death Remains de Edge Of Sanity tuvieron que firmarlo sus padres) del metal sueco no ha vuelto solo. Se ha hecho acompañar del guitarrista Ragnar Wildelberg, que también se encarga del bajo. Dan Swanö por su parte se ha ocupado de voces, teclados y baterías. Evidentemente Witherscape es un proyecto orientado al estudio, pero quién sabe si en el futuro podríamos ver una formación más completa y girando por Europa.

El disco

The Inheritance es un álbum candidato. Me explico: es candidato a gustar a fans de Edge Of Sanity o de Nightingale por igual. Ha sido producido por el propio Dan Swanö y grabado en los Unisound Studios propiedad del músico, y el resultado es un sonido excelente con algunos guiños a las producciones clásicas y redondeadas de los años ’70 del siglo pasado y algunas partes muy afiladas con sonoridades más actuales. El sonido general, además, deja traslucir cierto minimalismo e intimismo que es difícil que os deje indiferentes sin por ello perder fuerza o contundencia.

En detalle

Este nuevo trabajo de Swanö rebosa buen gusto, sensibilidad y posee una gran aura de introspección. Suena, como decíamos antes, muy intimista, como si de un viaje a la mente de los compositores se tratase. Además está lleno de detalles que recuerdan la gran influencia que grupos como Marillion, Yes o King Crimson han tenido sobre el multiinstrumentista sueco, que ha parido un gran álbum de rock / metal progresivo que vuelve a demostrar quién le ha enseñado a Mikael Akerfeldt todo lo que sabe. Es más, puede que a algunos os recuerde a Moontower, el disco que Dan Swanö sacó bajo su nombre. La labor en los instrumentos de Swanö y Wildelberg es sobresaliente. En materia de voces se alternan tanto las guturales como las limpias, las tremendas voces limpias, lo que reafirma mi comentario anterior sobre el tipo de público al que puede ir dirigido. A nivel de temas personalmente me quedo con Dead for a Day, Astrid Falls y To the Calling of Blood and Dreams como los que más me han gustado a priori, aunque todo el plástico es muy, muy recomendable.

Conclusiones

90

Si os gusta cualquiera de los proyectos principales de Dan Swanö os gustará Witherscape. Si no habéis oído hablar nunca de él empezar por aquí no es una mala manera. Os advierto que es muy fácil coger la enfermedad que te lleva a coleccionar compulsivamente cualquier proyecto en el que se involucre este multiinstrumentista sueco, así que yo de vosotros me andaría con ojo. Una delicia para los oídos.