Metal »

Análisis de The Tower, nuevo trabajo de Vulture Industries

Sergio Agudo

Si ya estáis familiarizados con mis reseñas, ya debéis saber que hay varias cosas que me fascinan: los discos conceptuales, los pasajes atmosféricos y las propuestas arriesgadas, aunque esto último no significa necesariamente que grupos como Vulture Industries ocupen el 90% de mis escuchas, obviamente. Sí es cierto que cuando alguien tiene algo que ofrecer, y más cuando tiene un cierto cariz progresivo, hay algo dentro de mí que se siente impelido a, al menos, darle una escucha y ver si vale la pena. Y en este caso lo vale.

El disco

Hace unos meses dedicamos un especial a Vulture Industries y hablamos de que este disco estaba a punto de ser editado por aquel entonces. Hoy The Tower ya es una realidad y nos trae a una banda más madura, con composiciones más pensadas, reposadas y alejadas del black metal a excepción de algunos momentos puntuales. Como ya comentamos en su momento, The Tower es un álbum conceptual que versa sobre el materialismo, la sumisión del ser humano a los principios industriales y la necesidad de cuestionarse si todo ello es necesario.

En detalle

El grupo se define a sí mismo como avantgarde metal, y creo que no les falta razón. En lanzamientos anteriores se podía poner la palabra “black” en mitad de esas otras dos, pero creo que hoy en día estaría fuera de lugar y de contexto. Vulture Industries se caracterizan por lanzarse sin paracaídas en brazos de la experimentación más descarada y sin complejos, muy al estilo de lo que hicieran en otro tiempo (salvando las distancias) Faith No More. Las sonoridades progresivas son más evidentes que nunca en este nuevo álbum, haciendo gala de un estilo ante todo muy atmosférico y evocador, sobre todo en temas como la inicial The Tower, The Hound o Lost Among Liars. Otros temas que me han gustado mucho en la primera escucha han sido Blood on the Trail, Divine – Appaling y The Dead Won’t Mind. A nivel instrumental se siguen notando mucho las influencias de Arcturus, aunque también empiezan a ser evidentes deudas con otros grupos como Opeth (el uso de los órganos Hammond los delata). Incluso empiezo a ver algún paralelismo con Vintersorg y Borknagar. Como siempre que hablamos de Vulture Industries, ojito a las voces de Bjørnar Nilsen, que se desdobla a sí mismo en un despliegue de interpretación de personajes sencillamente abrumador.

Conclusiones

100

Vulture Industries son garantía de calidad. Noruega, y en general Escandinavia, siempre dejan buenos nombres dentro de la escena metalera y en este caso no es una excepción. The Tower es candidato a disco del año 2013 en mi lista particular, que ya lleva unos cuantos entre los que va a ser difícil de dilucidar quién ha parido el mejor álbum para mi gusto. Os animo a acercaros a este grupo con la mente muy abierta, con las letras del disco delante, los cascos puestos, un sofá o un sillón cómodos y dejaos llevar. No os arrepentiréis.