Descubriendo a: Mammoth Grinder, grindcore fusionado con d-beat made in USA

Descubriendo a: Mammoth Grinder, grindcore fusionado con d-beat made in USA

COMPARTIR 0 TWITTEAR

¿Quién se iba a imaginar que Estados Unidos iba a sacarse de la manga un producto con un sonido tan europeo? Yo no, desde luego. Como encargado de los sonidos más duros en Xombit Music, encontrarme con esta banda ha sido un soplo de aire fresco para mis curtidas orejas. A mitad de camino entre Discharge y grupos de la segunda ola del hardcore punk americano como Siege (todo ello aderezado con unas gotitas de grindcore aquí y allí), Mammoth Grinder se perfilan como una de las nuevas propuestas más interesantes que he tenido el placer de escuchar últimamente.

mammoth grinderAntes de lanzarme a describiros las bondades de este grupo, si habéis leído la entrada o el título del artículo habréis leído algo que os habrá llamado poderosamente la atención si sois profanos de los sonidos más underground: ¿Grindcore? ¿D-beat? ¿A Sergio le ha dado por fin una pájara? Pues no, nada de eso. Permitidme que os aclare estos dos conceptos antes de continuar.

Explicar de dónde viene el término “d-beat” es relativamente sencillo y sólo es necesaria una palabra: Discharge. Para quienes no los conozcan, Discharge es uno de los grupos de punk británicos más influyentes de todos los tiempos y el más influyente de la hornada post – Sex Pistols. Se diferenciaban de sus contemporáneos por su sonido mucho más duro e incisivo y por la utilización de un patrón rítmico muy característico que hasta entonces no usaba nadie y que se dio en llamar “Discharge beat”, o acortado, “d-beat”. A la sazón de estos precursores, han habido multitud de formaciones que han seguido sus pasos, especialmente en Escandinavia: Wolfbrigade (anteriormente conocidos como Wolfpack), Disfear, Tragedy, Driller Killer o Skitsystem son ejemplos especialmente buenos que os recomiendo escuchar, al igual que los propios Discharge.

El grindcore es un poquito más aparatoso de definir. Según el libro Choosing Death: The improbable story of grindcore & death metal de Albert Mudrian, el que acuñó el término fue Mick Harris (ex-batería de Napalm Death). Más o menos, vendría a referirse a hardcore punk elevado a la enésima potencia, algo que a los británicos se les dio condenadamente bien. Lo que hicieron fue tomar como referencia a bandas americanas más rápidas y bestias como Siege (especialmente Siege) o Cryptic Slaughter y subirlo de revoluciones. Aunque típicamente el grindcore siempre ha tenido que ver más con el punk, los amantes del death metal no tienen ningún problema en incluir grindcore en su lista de preferencias. Algunos nombres que os doy por si os apetece explorar son el de Napalm Death, Carcass, Agathocles, Impetigo y Nasum.

Mammoth GrinderY ahora que ya sabéis, más o menos, por qué terrenos estamos pisando, hablemos de Mammoth Grinder. Este grupo estadounidense se formó en 2005 incluyendo a miembros de grupos míticos del underground como Insect Warfare, y desde entonces han editado tres discos y unos cuantos EPs. La lista es bastante extensa, pero podéis encontrarla al completo aquí. Actualmente la formación está compuesta por Alex Hughes (bajo), Brian Boeckman (batería), Chris Ulsh (guitarra y voces) y Wade Allison (guitarra).

El aura del grupo me sorprendió muy gratamente, aunque al principio pensaba que su procedencia era otra: No suenan para nada enlatados y prefabricados (gran problema de los intérpretes norteamericanos desde tiempos inmemoriales) y tienen un sonido de sierra mecánica muy similar al que se popularizó en los Sunlight Studios de Estocolmo a finales de los ’80 y principios de los ’90. Y a pesar de esto y de que hay cierta presencia grindcore en su música, se prodigan más por terrenos más propios del d-beat e incluso del crust punk que del grindcore. Es decir, hay rabia a raudales pero no carece de control. Hasta se atreven con pasajes que tienen que ver más con el death metal más rancio y clásico:

Y luego, para terminar de rematar, después de estas lecciones de mala leche y de velocidad, te sorprenden con temas lentos y densos que beben directamente de las corrientes del sludge, con esos riffs ominosos y mastodónticos que tanto recuerdan a los primeros tiempos de Black Sabbath:

Y todo ello conjurado para conformar álbumes de duraciones inferiores a la media hora que te dejan pidiendo más. Todos los que gustéis de la música rabiosa como una revuelta popular, vais a encontrar aquí una mina de oro que va a satisfacer vuestras necesidades de caña y de mala uva. Mammoth Grinder se han hecho un hueco en mi corazoncito, y le debo una nota de agradecimiento a mi compañero Álvaro Díez que fue quien me dijo que les diera una oportunidad (gracias por alegrarme la semana, ya que estamos). No dudéis en darles una escucha, valen mucho la pena.

Archivado en 2013, Crust punk, Cryptic Slaughter, D-beat, Grindcore, Hardcore punk, Mammoth Grinder, Napalm Death, Siege
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (19)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs