Descubriendo a: Patrick Rondat, el mayor guitar hero francés

Descubriendo a: Patrick Rondat, el mayor guitar hero francés

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Yngwie Malmsteen, Joe Satriani, Steve Vai, John Petrucci o Paul Gilbert son algunos de los nombres que más rápido acuden a la mente cuando se piensa en lo que tradicionalmente se denomina “guitar heroes”. Pocos son (o mejor dicho, somos) en comparación los afortunados conocedores de la obra de Patrick Rondat, que no tiene nada que envidiar al grupo de los más aclamados por la prensa especializada.

patrick rondatHay veces en las que resulta más fácil juzgar el libro por su portada que dedicarse a explorar por el mero hecho de descubrir. Este sin duda podría ser el caso que ha llevado a este guitarrista francés a una segunda fila que no merece. Su ejecución apasionada (a una manera muy poco francesa, donde uno pensaría más en un estilo refinado y pulido) y fluida hacen de él un instrumentista de primera línea como demuestran las colaboraciones que ha realizado con otros artistas a lo largo de los años. Pero sin embargo sigue siendo un desconocido para el gran público que, sin ser músicos, sí conocen las obras de Vai o Satriani (mucho más accesibles al ser en su mayor parte cantadas de Yngwie Malmsteen).

Patrick Rondat nació el 12 de octubre de 1960 y lleva pegado a una guitarra prácticamente desde entonces. Su primer álbum, Just for Fun, podría catalogarse como un ejercicio de shredding (vocablo con el que se conoce popularmente la música instrumental con rápidos solos de guitarra). Es a partir de su segundo disco (Rape of the Earth) donde Rondat empieza a tomar el camino que le ha hecho destacar a día de hoy. Como su propio nombre indica, Just for Fun es un disco sin ambiciones, bien hecho y ejecutado y donde se ven todavía composiciones algo inmaduras. En cuanto a Rape of the Earth, Rondat comienza a adaptar influencias progresivas a su estilo haciendo que sus canciones suenen mucho más completas y maduras.

patrick rondat 1Rape of the Earth fue un éxito de crítica y público, hasta el punto de atraer la atención de Jean-Michel Jarre, que por aquella época (hablamos de principios de los ’90) estaba viviendo un momento muy dulce a nivel global. Junto al teclista compuso el disco Chronologie y vivió un interesante proceso de aprendizaje que le llevó a editar en 1996 una de sus obras maestras: Amphibia. El álbum fue producido por el propio Jean-Michel Jarre y en él, Rondat se hizo acompañar por dos secundarios de lujo como el batería Tommy Aldridge y el bajista Patrice Guers. Además de tener partes donde la atmósfera prima por encima de la ejecución (lección que aprendió de Jarre), hay otras en los que la guitarra de Rondat brilla con luz propia de forma cegadora. Muy a destacar son la versión del Presto de Vivaldi (conocida en este disco como Vivaldi Tribute) y del Equinoxe IV del maestro Jarre. Las seis partes en las que se divide el tema central Amphibia son también una delicia para los oídos.

patrick rondat 2En 1999 vería la luz su tercer disco en solitario, On The Edge, donde seguiría los pasos que definió en su trabajo anterior consolidando un disco sólido y sin fisuras. En el ínterin y amén de otras colaboraciones con grandísimos músicos como el guitarrista Tony MacAlpine o el dios del bajo Stu Hamm, Rondat se convirtió en miembro permanente de los holandeses Elegy (de mis favoritos dentro del metal progresivo europeo, todo hay que decirlo) después de haber participado en el Consortium Project del vocalista Ian Parry (también miembro de Elegy, para despistados). Con Elegy lanzaría los discos Forbidden Fruit y Principles of Pain, considerados junto con Labyrinth of Dreams y Manifestation of Fear de lo mejor de la dilatada carrera del grupo holandés.

En 2004 y después de dos discos con los holandeses, editaría el que hasta la fecha es su último trabajo en solitario, An Ephemeral World. Este último disco de Rondat es para la crítica lo mejor que ha editado nunca, superando incluso al aclamado Amphibia. Con canciones como Donkey’s Island, Avalonia (que podéis escuchar al término de este artículo) o la suite Tethys es difícil no rendirse ante la magnificencia de este disco y del músico que lo firma. Sigue teniendo un estilo tan fluido y apasionado como siempre, amén de la inclusión de más influencias neoclásicas (supongo que adquiridas de su participación en Elegy), lo que eleva la ejecución y la riqueza musical de sus canciones a un nuevo nivel.

Puede que penséis que los músicos como Patrick Rondat, Michael Lee Firkins o Jason Becker son sólo artistas enfocados a otros músicos o que sólo pretenden mostrar su virtuosismo. Estáis muy equivocados, sobre todo en lo que a Patrick Rondat respecta. Su música no sólo es virtuosa, llena de técnica y de giros imposibles, sino que además transmite, evoca y transporta, cualidad que para mí es más importante. Os animo a descubrirlo y a quedaros con la boca abierta.

Archivado en Guitar Hero, Guitarrista, Joe Satriani, Metal neoclásico, Metal Progresivo, Patrick Rondat, Power metal, Shredding, Steve Vai, Yngwie Malmsteen
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs