Metal »

Diez discos que debes conocer si acabas de llegar al metal (III): Thrash metal parte 1

Sergio Agudo

Primero te dimos las diez mejores canciones para empezar en el metal, te dimos diez álbumes clásicos que debías conocer, con su correspondiente segunda parte. Quiero pensar que hemos conseguido atraer tu atención con estas recomendaciones que te hemos ido dando y que te apetece indagar más. Si es así bienvenido al club, no vas a arrepentirte.

Lo que hoy te proponemos es algo que está un paso por encima de lo que te hemos estado hablando en estos últimos días. Hablamos de la primera gran mutación del heavy metal como tal, que es el thrash metal. El thrash como tal nace de una fusión entre el punk y el metal. A los primeros thrashers no les avergonzaba admitir que alternaban a los grupos de la NWOBHM –New Wave Of British Heavy Metal– con punk y hardcore, y de la fusión de ambos estilos obtenemos este híbrido del que sobresalen cuatro grupos grandes: Metallica, Anthrax, Megadeth y Slayer. De los tres primeros dimos buena cuenta en los capítulos anteriores, y hoy Slayer tendrán su justo reconocimiento.

Este movimiento tuvo su réplica en Europa, de donde sobresalen Destruction, Kreator, Tankard y Sodom, y de ellos hablaremos en la segunda parte de este especial. Hoy de momento vamos a dedicarnos exclusivamente a los grupos estadounidenses. ¡Arrancamos!

Slayer – Reign In Blood (1986)

A Slayer se les considera de los cuatro grandes del thrash americano, pero no suelo recomendarles para principiantes hasta que no se han introducido de lleno en el grueso de la escena. ¿Por qué? Por su elevada intensidad. Aunque Sepultura se inspirasen en Slayer, su nivel de intensidad no es tan alto como el de la banda de Los Angeles de ninguna manera. Está considerado por muchos fans y críticos como el mejor disco de thrash metal de todos los tiempos, y lo cierto es que tiene motivos de sobra. Media hora en la que Slayer te dejarán sin aire y, con un poco de suerte, pidiendo más.

Death Angel – The Ultraviolence (1987)

Este es sin lugar a dudas uno de los álbumes más influyentes de la segunda ola del thrash metal americano, y sin duda uno de los más valorados por fans y por críticos. Los componentes del grupo lo grabaron siendo muy, muy jóvenes –algunos ni siquiera llegaban a los 16 años–, lo que le da un valor añadido a la tremenda calidad que este disco atesora en su interior. Si te interesa conocer mejor el thrash metal, es absolutamente imprescindible.

Testament – The New Order (1988)

Testament es uno de los mejores grupos de thrash metal de la segunda ola y de mis favoritos de todos los tiempos, y The New Order es un segundo álbum perfecto. ¿Por qué? Porque coge lo mejor del primer disco y lo mejora con la antiquísima fórmula del “más de lo mismo, pero mejor todavía”. Los principales himnos de este grupo se encuentran en este segundo álbum, y eso lo convierte en un imprescindible.

Exodus – Fabulous Disaster (1989)

Fabulous Disaster supuso el tercer álbum de la banda de San Francisco, ya con Paul Baloff fuera del grupo, con Steve “Zetro” Souza anclado firmemente en el puesto de vocalista y con una colección de canciones que les servía para consagrarse como un grupo reconocido dentro de la escena mundial. Se trata de un buen ejercicio de thrash metal festivo e intenso, muy directo pero con cierta aura de diversión punk que le da un aire muy fresco a este trabajo.

Demolition Hammer – Epidemic of Violence (1992)

Se considera a Demolition Hammer y a Epidemic of Violence como el último gran grupo thrash y el último gran álbum del género antes de la explosión del grunge como género de masas. Demolition Hammer se basan en un estilo que tiene medio pie en el death metal, mucho más agresivo, crudo, directo y desenfrenado que sus coetáneos a excepción de, cómo no, los anteriormente mencionados Slayer. Demolition Hammer empiezan a no ser aptos para oídos sensibles, y Epidemic of Violence es lo que su título promete: Un álbum sonoramente muy violento, muy intenso y que, sobre todo, incita al movimiento. Es de mis favoritos del género, y por ello lo recomiendo.

Y hasta aquí nuestro repaso a cinco grándes álbumes de la historia del thrash metal americano. En próximas entregas finalizaremos este repaso en discos al género completando la lista con grupos de thrash metal europeos.