Opinión »

Ciclo vital de la música electrónica: nacimiento, crecimiento y reproducción

Luis F. Rodríguez

Tal vez algunos no estaréis del todo de acuerdo si se afirma que la música electrónica está dentro de un símil cíclico en pleno auge. Por ejemplo el rock ha prosperado en forma de nuevos estilos e identidades jamás pensadas pocas décadas atrás. No obstante es de recibo valorar el despliegue de experimentación que se ha desarrollado a lo largo de los años, en cada uno de los métodos de la música electrónica sin perder su personalidad punzante y festiva.

Nada tiene que ver el poderío de investigación de artistas que agitan las salas en sus actuaciones, tales como los alemanes Booka Shade o Trentemöller, siempre a la vanguardia de este género, con los sonidos primarios de sus compatriotas de los años 50, cuya labor en lo que fueron los primeros pasos de la música electrónica han dado paso a los músicos más innovadores de hoy.

Durante las posteriores décadas de los años sesenta y setenta, podemos observar un crecimiento artístico y promocional de la música electrónica. Sin embargo no fue hasta llegados los ochenta cuando se llegó a desplegar todas las posibilidades que ofrecía uniendo las capacidades creativas de artistas imponentes como Depeche Mode o Kraftwerk, junto a la amplitud y libertad que confieren los sintetizadores.

Y tras una década de acertado italo-disco que aumentó el éxito de la música electrónica en las pistas de baile, se llegó a un espacio vacío de años triviales donde nada nos sorprendía, nada nuevo en nuestros oídos expectantes. Exceptuando casos como la novedosa y adictiva etiqueta del Electroclash y alguna que otra categoría por explorar para el gran público. Finalmente se ha llegado a la masificación y en muchos casos esperada reproducción de redes sociales como YouTube y Last.fm, que han hecho un gigantesco favor a los propios compositores y sobre todo a los anhelantes seguidores de la música electrónica.

Nuevos talentos como Mr.Kitty o High Frequencies los podemos encontrar en algunas de estas redes, a los cuales hemos de agradecer la implicación en su trabajo por continuar dando sorpresas a los oyentes del género y por los cuales, gracias a la variedad de exploración en sus composiciones es por lo que el ciclo vital de esta categoría musical seguirá renovándose.