Opinión »

La toxicidad de la música tiene el sello de CRIM3S

Luis F. Rodríguez

Gritos de auxilio parecen ser muchas de las líricas de este grupo, cuyo padrino no es otro que Ethan Kath, de Crystal Castles. La capacidad de sonar como el más difuso de los ruidos, a la par que encajar cada nota a la perfección, es sencillamente admirable. Nada fácil poder catalogar su música en una etiqueta concreta, sin embargo no dejan de tener una gran similitud con Crystal Castles, cuya influencia es más que notoria. No obstante, han sabido desmarcarse obteniendo una mayor armonía en sus temas.

Breed, Germs, Salt, Holes y Fade fue el listado de canciones de su primer EP, cuyo nombre es CRIM3S, haciendo referencia al nombre del grupo. En estos temas podemos saborear una infinidad de sonidos instrumentales, probaturas electrónicas y especialmente una energía poderosa en forma de lamentos y oscuridad que transmite Sadie en cada canción.

Los componentes de CRIM3S aparte de su música, se han dado a conocer gracias a las raves en las que participan, varias de ellas en lugares tan pintorescos como centros comerciales. Otro aliciente de este grupo, es que en ocasiones es posible disfrutar de su música en directo junto a Crystal Castles, toda una suerte para quien haya podido escuchar a ambos en el escenario.

A continuación os dejamos con Fade, uno de sus temas más conocidos. Desde el primer momento se intuye el fuerte referente de Crystal Castles en su música, y resume la capacidad que existe en su EP homónimo. Pura toxicidad artística al alcance de muy pocos.