Opinión »

Se cumple el cuarenta aniversario de Tubular Bells

Loren Rodriguez

El primer disco de estudio de un desconocido, hasta entonces, Mike Oldfield se publicó el 25 de mayo de 1973. Este chico acababa de cumplir los veinte años pocos días antes y llevaba desde los diecisiete con esta composición terminada, pero ninguna discográfica se atrevía a publicar un disco tan poco alineada con los estilos de la época. Oldfield conoció entonces a Richard Branson, que intentaba introducirse en el negocio de la música, y lanzaron el disco que sería el primer gran éxito de ambos y, por ende, de Virgin Records.

Tubular Bells funcionó de maravilla desde el primer momento. Las reticencias iniciales por tratarse de una composición de cincuenta minutos y completamente instrumental no se vieron confirmadas, ya que tanto el público como la crítica elevaron rápidamente al álbum a lo más alto y en poco tiempo se vendieron más de veinte millones de copias en todo el mundo.

El éxito fue mayor todavía cuando la primera parte de la composición se incluyó en la banda sonora de la película “El Exorcista”, que también fue un rotundo éxito en taquilla e impulsó todavía más el disco. Aunque al autor este aspecto no le gustó demasiado.

La grabación de disco no estuvo exenta de dificultad ya que Oldfield toca la gran mayoría de los instrumentos de la composición, veinte de veintidos, algo que volvería a repetirse en el segundo disco del compositor, Hergest Ridge, publicado al año siguiente.

El resultado fue espectacular, y más teniendo en cuenta las dificultades tecnológicas de la época, y elevó al intérprete y compositor casi a la altura de genio, no sólo por la calidad y originalidad del álbum, también por la precocidad del autor.

Transcurridas cuatro décadas desde su publicación Tubular Bells es un disco mítico que encumbró a su autor y que, a los que hemos seguido su trayectoria, recordamos por algo más que por esa introducción que por obra y gracia del cine siembra la inquietud de quien lo escucha por sus reminiscencias demoníacas.