Opinión »

La música toma un nuevo género, el Electro Swing

Luis F. Rodríguez

Probablemente sea la música ideal para una banda sonora, para relajarse, e incluso para una fiesta. Así es el Electro Swing, una curiosa mezcla de géneros que añade clase a categorías musicales a las cuales el gran público no asocia, véase el tradicional Hip-Hop o la electrónica. Una amalgama de sonidos que añaden energía y vigor a etiquetas relajadas como Trip-hop o Jazz. Puestos a ser creativos, el Electro Swing podría haberse formado y desarrollado uniendo en una banda a artistas como Joey Bada$$ y su elegancia a la hora de interpretar el Hip-Hop, la suavidad y experimentación electrónica de Youth Lagoon, y la acertada base de música Dance y Jazz de Moon Hooch. Sin embargo, es a otro artista a quien se le atribuye el éxito de ser el fundador de dicho género, y ese artista no es otro que Marcus Füreder, más conocido en el mundo musical como Parov Stelar.

Parov Stelar, artista de origen austríaco, no sabía que sería pionero de un nuevo género musical cuando durante la década de los 90 se dedicó a recorrerse pubs y discotecas como pinchadiscos. Sin embargo, en el año 2000 fundó su propio sello, Etage Noir Grabaciones, y desde entonces ha ido cosechando el éxito poco a poco, donde incluso varios de sus temas han aparecido en comerciales de publicidad. La difusión de sus canciones se hizo notoria y cuajó entre el público, así se desarrolló el Electro Swing. No obstante, no es el único músico destacado en esta categoría musical. Caravan Palace es una banda francesa formada en 2005, cuyas mezcla de influencias electrónicas y Gypsy Jazz, no dejan a nadie indiferente. Por otro lado, Klaus Waldeck utiliza ritmos más lentos y cercanos al Trip-Hop, que combinándolo con Jazz, logra estupendas melodías. No hay mejor manera de comenzar a disfrutar del género, que con una sesión del artista Parov Stelar.