Opinión »

Puesta en escena en los conciertos: ¿a favor o en contra?

Luis F. Rodríguez

Damos dos curiosos puntos de vista, desde los cuales se dan razones por las que preferir o no desear las fastuosas puestas en escena que tanto se observan en estos tiempos musicales.

Hay que utilizar una gran puesta de escena

Un grandioso escenario con un espectacular cuerpo de baile, luces por todos lados, gran cantidad de humo, una estudiada coreografía para cada canción, un continuo cambio de extravagante vestuario… Una escenografía cuidada al más mínimo detalle para ofrecer un espectáculo inolvidable a los seguidores. Lady Gaga o Kesha, son artífices de ofrecer performances de lo más vistosas, sin olvidarnos de Madonna o la banda Gorillaz, orquestada por Damon Albarn. Estos últimos han conseguido crear de la música una historia, con personajes cuyas tramas se van resolviendo a lo largo de los discos y que podemos disfrutar, en parte, a lo largo de sus conciertos.

Muse ha sido una banda innovadora en lo que a escenografía se refiere. Sus objetos volantes y bailarines en el aire, dan al público una atmósfera de otra galaxia que no deja a nadie indiferente. Estos iconos del rock han conseguido que se hable al mismo nivel de sus discos de estudio, como de sus directos. Todos los artistas mencionados comparten la idea de ofrecer al público un espectáculo que no solamente se limite a lo musical, sino a entregar al espectador todo un arsenal artístico.

No es necesario disponer de una gran escenografía

El artista, su banda en caso de tenerla, y sus instrumentos. No se requiere absolutamente nada más para obsequiar al público un concierto memorable y brillante. No se necesita ningún tipo de escenografía para proponer un concierto con garantías.

Los seguidores de música rock bien lo saben. Grupos como Nirvana, cuya única decoración se basaba de vez en cuando en una alfombra y candelabros. Bandas como Smashing Pumpkins y artistas como Lenny Kravitz no suelen añadir extras de baile ni nada excéntrico en sus grandiosas actuaciones. La música como centro es su lema, no pretenden ni pretendían destacar por otras razones que no fuese su música, donde lo que realmente importa es el mensaje.

Después de leerlo, seguro que tenéis ganas de ver un ejemplo de cada uno, por lo que os dejamos con un directo de Gorillaz y Madonna juntos, a favor de las grandes puestas de escena, y un directo de Lenny Kravitz, donde el artista solamente tiene su banda y sus instrumentos. Opinad qué os parece.

A favor

En contra