Opinión »

Vinilos, unos supervivientes de lujo en la era digital

Luis F. Rodríguez

Sin lugar a dudas, una de las industrias que más ha caído en la maltrecha economía mundial que nos asola es la venta musical, donde instrumentos, descargas de pago, entradas a conciertos y festivales, e incluso merchandising lo sufren. Pero el compact disc y especialmente su antecesor el vinilo son los que se llevan la palma. Y es que cuanto mayor son los recursos y expansión del material digital, menor es la repercusión que obtienen los medios tradicionales. Para combatirlo, ya se celebra el conocido como Record Store Day, Día de las tiendas de disco, traducido al castellano.

Esta fiesta se celebra en abril, y no solamente en el extranjero, ya que son muchas las ciudades españolas que se han sumado a conmemorar este día ofreciendo conciertos y sesiones gratuitas con deejays en sus tiendas para incentivar las ventas de vinilos. Los comerciantes se muestran receptivos a la introducción de este tipo de días en los que se rinde homenaje a un material histórico como el vinilo. De hecho, las tiendas hace tiempo que dejaron de vender únicamente discos, ya que como ellos mismos afirman, no podrían subsistir solamente de sus ventas.

Las escasas tiendas de discos que quedan, han abierto el campo a la comercialización de ropa, complementos y merchandising musical, opciones que señalan como tronco principal de ventas, ya que expertos y dueños indican que vende más aquello que rodea a la música que la música en sí. La creatividad es esencial para mantenerse en el mercado, e iniciativas de este modo son las que hacen subsistir al vinilo, cuya venta es generalmente para nostálgicos y coleccionistas musicales.

Razones por las que ir a tu tienda

En lo que a cifras se refiere, en nuestro país tan sólo en el transcurso entre 2007 y 2009 llegaron a cerrarse más del 10% de establecimientos especializados que existían en ese momento, y al igual que la economía, no parece haberse recuperado del todo pese a las innovaciones. Por ello es el momento de resaltar las cualidades que ofrece este tipo de comercios.

Una de las principales propiedades es la pasión musical del personal, donde estos guías melómanos podrán ayudarnos a adquirir el material que necesitamos y estarán dispuestos a aprender y compartir con nosotros su sabiduría. Otro atributo a destacar, sería la obtención de rarezas y curiosidades musicales que difícilmente podremos localizar en otros sitios. Y por supuesto, el placer de visitar un local de culto musical. Desde luego, siguen existiendo convincentes razones por las que seguir visitando estos lugares.