Análisis de Hijos del Pueblo, el disco en directo de Bunbury y Calamaro

Análisis de Hijos del Pueblo, el disco en directo de Bunbury y Calamaro

COMPARTIR 0 TWITTEAR

bunbury-calamaro-hijos-del-pueblo

Como decía un profesor en mi colegio cada vez que le contábamos una excusa: las cosas claras y el chocolate espeso. Quien escribe estas palabras, es decir, servidor, es seguidor del trabajo de Don Enrique Bunbury hace muchos, muchos años. Tanto de sus discos en solitario como también, por supuesto, de cuando militaba en Héroes del Silencio. Pero es que además hace tiempo que también simpatizo con la obra de Don Andrés Calamaro, aunque no en la misma medida que con el aragonés errante. ¿Y por qué tanta sinceridad? Se preguntará más de uno. Pues porque Hijos del Pueblo es un disco hecho para todos aquellos que tenemos en muy alta estima a este inusual duo. Así que como este es un disco hecho para simpatizantes, voy a hablar desde dentro, desde este corazón regado con El Espíritu Del Vino y que late con Honestidad Brutal desde hace más de de 15 años.

El disco

Hijos Del Pueblo es el testimonio de la gira que realizaron estos dos buenos amigos por México, los meses de octubre y noviembre de 2014. Una grabación que recoge algunos de los mejores momentos de aquellos conciertos, en la que encontraremos una cuidada selección de los temas que les han llevado a ser dos de los compositores más importantes en la lengua de Miguel de Cervantes y Julio Cortazar; al menos de los últimos 30 años. Desde canciones propias como Estadio Azteca o Infinito, pasando por algún tema de Héroes del Silencio y Los Rodríguez, todo ello rematado con distintas versiones de artistas como Benito de Jesús o José Alfredo Jiménez

En Detalle

Saliéndonos un poco del papel de belieber, hay que reconocer que ninguno de los dos está especialmente acertado en el apartado vocal, si bien Enrique, como es normal, se desenvuelve bastante mejor que Andrés en todos los cortes. Al argentino se le ve incomodo, no acaba de nadar bien ni en sus propias aguas, como se percibe desde el principio del disco en Sin Documentos. Uno de los mejores momentos es, sin duda, el homenaje que estos dos iconos le hacen a un tercero tristemente desaparecido el pasado año, Gustavo Cerati. La interpretación que hacen de Crimen es emotiva, acertada y sentida. Y si queremos destacar otro momento podemos hacerlo con el corte que cierra el disco, ya que la ranchera Hijo del Pueblo suena mejor si lo hace en tierras mexicanas.

Conclusiones

75

Iniciaba esta reseña, diciendo que había que ser claro. Pues bien, la nota que acompaña estas palabras, es la de ese seguidor que he descrito hace unas cuantas lineas; porque para el resto de posibles oyentes, es probable que esta grabación carezca de interés. A pesar de no ser un trabajo perfecto, como ya he dicho, este es un disco para sus seguidores. Y como tal, es un regalo que no podemos rechazar. Una obra que incorporar a nuestra particular colección y poder recuperar cada vez que queramos pasar un buen rato.

Análisis | The Prodigy – The Day Is My Enemy

Análisis | Blind Guardian – Beyond The Red Mirror

Análisis | Hamlet – La Ira

Archivado en Análisis de discos, Bunbury, Calamaro, Novedades
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (4)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs