Asistimos al espectacular tributo al mejor Rock Progresivo gracias a Pink Tones

Asistimos al espectacular tributo al mejor Rock Progresivo gracias a Pink Tones

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Pink Tones, una banda española que rinde tributo a la mítica banda de Rock Progresivo, Pink Floyd, dió un concierto el pasado 27 de octubre en la sala Razzmatazz de Barcelona. Desde unos músicos excelentes a una acertadísima puesta en escena. Todo ello acompañado de las mejores canciones del conjunto británico, en un concierto realmente memorable. Os contamos de primera mano como fue la espectacular actuación.

Pink Tones interpretando Money

Todos los aficionados a la música sabemos que Pink Floyd es uno de los grupos que más ha aportado a la música y seguramente uno de los que más canciones memorables han sacado. Por eso no se debe desaprovechar ninguna oportunidad de escuchar su música, y si es en una actuación en directo, aún mejor. Aunque esta vez sobre el escenario no había ninguno de los componentes de la mítica banda.

Cuando me enteré que Pink Tones, una banda española que rinde homenaje a Pink Floyd, actuaban en la sala Razzmatazz de Barcelona, tuve claro que debía ir a verlos. Así que me fui con un amigo al Fnac a comprar las entradas, no sin antes ver todos los vídeos que encontré sobre ellos en Youtube. La calidad de la actuación en los videos daba la sensación de ser excelente, y las canciones que tocaban auténticas obras de arte, así que la noche prometía.

El 27 de octubre, tras una semana de varios exámenes, pusimos rumbo hacia la sala Razzmatazz, con muchas ganas de buena música y las expectativas bastante altas. Tras perdernos por la zona y hacer un buen rato de cola, entramos en la sala, cogimos sitio en primera fila y nos preparamos para el concierto.

A la hora prevista, se abrió el telón, y el sonido del viento junto a los inconfundibles golpes de bajo anunciaban que el concierto empezaba con One of These Days.

Canciones que hicieron historia

Actuación de la banda española Pink Tones en Barcelona

Durante las más de dos horas y media que duró el concierto, Pink Tones nos deleitó con las mejores obras de la banda inglesa. Empezando por la ya mencionada One of These Days y continuando con otras maravillas como Shine on Your Crazy Diamond.

Entre las canciones que tocaron, se encuentran temas de álbumes muy variados, incluido el Dark Side of the Moon al completo. Otros temas tan espectaculares como Echoes, Atom Heart Mother o Coming Back To Life también fueron interpretados de manera espectacular. Un momento que merece mención especial fue la interpretación de Wish You Were Here, dónde prácticamente todos los presentes en la sala cantaron la canción que da título al disco al que pertenece.

La ultima parte del concierto se dedicó a The Wall, empezando por las canciones que dan inicio al álbum, incluyendo las diversas partes de Another Brick in the Wall y por último Run Like Hell y Comfortably Numb, que se encargaron de finalizar el concierto.

Un sonido brillante

Todas y cada una de las canciones fueron interpretadas de manera espectacular. Los instrumentos sonaban perfectamente y la acústica de la sala acompañaba. Además, la calidad de los músicos saltaba a la vista, que no tuvieron ningún problema para interpretar las canciones, pese a la complejidad de la mayoría.

Solos como los de Another Brick in the Wall o Comfortably Numb dejaron a todo el público con la boca abierta.

El repertorio de guitarras también era impresionante, desde una acústica usada para Wish You Were Here o una Les Paul para el solo de Another Brick in the Wall, pasando por una Telecaster y la mítica Stratocaster negra, igual a la de David Gilmour para la mayoría de canciones.

Otro detalle a destacar fueron los espectaculares coros en canciones como The Great Gig in the Sky.

Y una puesta en escena a la altura

Puesta en escena de Pink Tones imitando el concierto Pulse

El brillante sonido iba acompañado por una puesta en escena realmente buena teniendo en cuenta el lugar en el que estábamos. Entre otros, un juego de luces basado en focos de colores a modo de láser recorrían la sala en muchas de las canciones, igual que en Pulse, el concierto que Pink Floyd dio en 1994 y que posteriormente fue editado como un álbum en directo, además de en DVD y VHS.

Otra escena remarcable fue durante Another Brick in the Wall, cuándo el diabólico profesor entró en escena como figura hinchable de varios metros de altura y con focos en los ojos.

Pink Tones interpretando Another Brick in the Wall

Creo que puedo hablar en nombre de todos los asistentes cuándo digo que fue realmente impresionante. Al finalizar en concierto, salimos de la sala con una gran sonrisa y con la certeza de que había sido una actuación memorable.

Personalmente, he de decir que disfrute muchísimo con el concierto y tengo claro que, si otra vez tengo la posibilidad de volver a asistir a una de sus actuaciones, iré sin dudarlo. Realmente recomiendo a todos aquellos a los que les guste Pink Floyd que, si pueden, acudan a alguno de los conciertos que realiza Pink Tones porque estoy seguro que disfrutarán tanto como yo.

Por último, os dejo con un video de una de las actuaciones del año pasado y la actuación al completo.

Archivado en Actuaciones, Conciertos, Cover Bands, Crónicas, Grupos de Versiones, Opinión, Pink Floyd, Pink Tones, Rock, Rock Progresivo, Tributos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (3)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs