Indie, Rock »

Johnny Marr debuta en solitario con The Messeger veintiseis años depués

Loren Rodriguez

En 1987 una de las bandas más míticas de la escena musical británica de la época anunciaba su separación. Los problemas personales de Morrisey y Johnny Marr acababan con la trayectoria de The Smiths y sus componentes tomaban sus propios caminos. Morrisey inició rápidamente su carrera en solitario, que hoy continúa, mientras que Marr se apuntaba a hacer colaboraciones con bandas como The The, The Pretenders, Simple Minds e incluso Oasis, entre otros.

Marr no ha permanecido inactivo, en su momento partició en proyectos como Electronic, The Healers o Modest Mouse y últimamente se integró en The Cribs para grabar un disco con los hermanos Jarman, pero nunca se había decidido a lanzar un disco con su nombre. De pronto, cuando incluso se rumoreaba con una reunión de The Smiths, se anunció que Johnny Marr pondría a la venta a principios de este 2013 su primer disco en solitario.

Tras escuchar el disco tengo una noticia, este disco es de Johnny Marr. A lo largo de los doce temas que componen el álbum podemos reconocer los diferentes estilos que han caracterizado el trabajo de Marr en todos estos años.

Hay temas que suenan a The Smiths, como European Me o The Right Thing Right, otros más del estilo de Modest Mouse, como New Town Velocity e incluso alguno que recuerda al sonido más Garage de The Cribs, como I Want the Heartbeat o como Sun & Moon, en todos los casos la guitarra de Marr es perfectamente reconocible.

Pero también hay una mala noticia y es que el disco es sólo de Johnny Marr y lo suyo es la música y no tanto la letras. El binomio Morrisey-Marr funcionaba porque cada uno ponía su parte y éstas se complementaban perfectamente. En el disco se echa en falta ese plus.

Aun con todo para mi es un disco notable donde podemos comprobar que Marr y su guitarra se mantienen en forma.