Rock »

Loquillo regresa con La Nave de los Locos, un canto al individualismo

Antonio León Ayala Pérez-Castejón

Una vez escuchado el nuevo disco de Loquillo, La Nave de los Locos, todas nuestras previsiones se hacen realidad, pero lo cierto es que es difícil equivocarse cuando hablamos de uno de los estandartes del Rock and Roll español. Nos encontramos ante uno de los mejores discos de El Loco (no nos atrevemos a decir “el mejor” como diría él mismo, más que nada porque son muchas las obras de arte que lleva a cuestas nuestro Rocker favorito).

Como ya sabréis, este disco supone la vuelta de Loquillo a un sonido más duro tras su trabajo con la poesía de Luis Alberto de Cuenca. Los diez temas (nueve en la edición en vinilo, aunque ésta incluye el CD en su interior) han sido compuestos por Sabino Méndez. El que ha sido alma gemela de El Loco en los años 80 y visceral némesis suya en los 90, pasó en Balmoral a eficaz compositor del tema Sol como paso previo a volver por sus fueros y sacar un disco completamente suyo con Loquillo. Esperemos que ésto no quede como una anécdota en la discografía de El Loco y ambos sigan colaborando.

Intensidad, pasión y absoluto individualismo. Estos son los ingredientes del Rock and Roll para Loquillo, según ha confesado en más de una entrevista. Si nos atenemos a ello, este disco es puro Rock. A pesar de que algunos de los temas que componen el disco fueron escritos por Sabino hace bastantes años, lo cierto es que casi nadie podría darse cuenta de no ser porque así lo han hecho saber ellos. Lo cual es ya de por sí un indicador de la calidad de los temas.

Musicalmente se aprecia el trabajo del maestro Jaime Stinus, que ha conseguido que el disco siga a la perfección en la linea de sonido que mantiene la banda desde que él se encarga de producirla, de forma que La Nave de los Locos encaja de forma natural en la discografía de Loquillo tras Balmoral.

Otra de las características que más agrada del disco es que las sucesivas escuchas, lejos de aburrirnos por lo ya conocido, despiertan nuevas sensaciones cuando nuevos detalles son descubiertos. Desde Cuero Español tal vez, o desde Arte y Ensayo sin ninguna duda, los trabajos de Loquillo son como los buenos guisos que se cuecen a fuego lento, requieren de un tiempo de maduración, de saborearlos como se hace con un buen vino o con una copa de calidad.

Además, los temas y su aproximación a los mismos han ido evolucionando como lo hace uno con la edad, y eso es algo que El Loco siempre recalca: ni tiene veinte años, ni pretende tenerlos, ni mucho menos comportarse como si los tuviese. Este mismo ha sido para mí uno de los grandes aciertos que tuvo Loquillo eligiendo la poesía de Luis Alberto de Cuenca en Su Nombre era el de Todas las Mujeres: temática adulta, perspectiva adulta.

En cuanto al desarrollo del disco, los temas van desde los más movidos al inicio, como El Mundo Necesita Hombres Objeto o Muñecas Rusas, hasta los algo más tranquilos de la segunda mitad del disco, como De Vez en Cuando y para Siempre o Luna Sobre Montjuic. Loquillo ha querido grabarlo pensando en las dos caras de un LP de vinilo, cada uno con sus señas de identidad. En cuanto al último corte, que solo se incluye en el CD, se trata de una colaboración con Mikel Erentxun. Aquí os los ofrecemos para la escucha a través de Spotify. ¿Qué os parece el nuevo trabajo de Loquillo? ¿Cómo valoráis la vuelta de Sabino Méndez?