Rock »

Medina Azahara cambia de rumbo con La Memoria Perdida

Antonio León Ayala Pérez-Castejón

El pasado mes de Septiembre una inesperada noticia sacudía al mundillo del Rock español: el bajista Charly Rivera y el batería Manuel Reyes eran relevados de Medina Azahara, siendo sustituidos por quienes hasta el momento eran la base rítmica de La Luz, es decir Nacho Santiago en la batería y Juanjo Corbacho al bajo. Para quienes no lo sepan, La Luz era un grupo paralelo a Medina Azahara de versiones de Rock Andaluz en el que estaban Manuel Martínez, Paco Ventura y Manuel Ibáñez que empezó a funcionar a finales de 2011.

Estos cambios coinciden con el cambio de discográfica de Medina Azahara, que hasta ahora estaban en Avispa Music, pasando a editar a partir de ahora con Discos Senador (discográfica con la que iba a aparecer el disco de La Luz). Queda pues meridianamente claro que en buena medida el nuevo disco de Medina (La Memoria Perdida) es el que iba a salir bajo el nombre de La Luz, y además con los mismos músicos.

La salida de Reyes y Ribera de la banda fue anunciada en un comunicado inicial en el perfil oficial de Medina Azahara en Facebook, siendo necesario un segundo comunicado en Facebook ante la avalancha de comentarios recibidos por parte de sus fans, unos aceptando lo que venga y muchos otros mostrando su disconformidad con la exclusión de dos miembros que se han ganado a pulso su sitio en la historia del grupo.

Ante el desconcierto generado y las dudas sembradas entre los fans, Manuel Reyes (que llevaba nada menos que 23 años en la banda) hizo público un comunicado en su Facebook dejando claro que su marcha de la banda no era una decisión propia, y que para nada se la esperaba ni era algo previsto. Eso sí, ante la visceralidad de algunos comentarios de los fans más inconformistas con la medida, Reyes dejó claro que debía de respetarse la decisión aunque no gustase y no insultar o menospreciar a los miembros que continuaban en la banda, lo cual le honra ya que lo fácil era dejar que Manuel Martínez y Cía apechugasen con ello.

La Memoria Perdida, décimo séptimo disco de estudio de la banda, hace evidente el giro hacia el Rock Andaluz de sus inicios, que se traduce en un predominio de temas más lentos, con un ritmo más lejano al de canciones como Velocidad o Very Well Fandango; y con una mayor presencia de los teclados (siempre han sido fundamentales en Medina, queda por ver si en directo la guitarra de Ventura permite o no esta cierta pérdida de protagonismo), y lo hacen con temas que pueden considerarse fusión flamenca como Corazón Herido. Por suerte para los que les seguimos más por sus temas netamente rockeros también hay temas de este corte, como Libertad y Luz (que se inicia con un solo de Paco Ventura) o Busco (otro tema marca de la casa y con preeminencia guitarrera).

En el apartado de colaboraciones se encuentran Sevilla en la que participa Fondo Flamenco y La Última Batalla con David de María, estando ambos temas incluidos en el disco por duplicado, como colaboraciones y las versiones originales solo con Medina Azahara. En total catorce cortes que ya podéis escuchar aquí merced a Spotify. ¿Qué os han parecido los cambios en la banda? ¿Estáis de acuerdo con el giro musical que han dado en este trabajo?