Rock »

The Wall vuelve a los escenarios de la mano de la gira europea de Roger Waters

Quim Bisbal

The Wall es uno de esos discos que quedara grabado para siempre en la mente de cualquier amante de la música. Aún 33 años después de su lanzamiento, esta ópera Rock de Pink Floyd mantiene un gran volumen de ventas y su sencillo Another Brick in the Wall (Part II) suena habitualmente en las emisoras de radio.

Este doble álbum relata la vida de una estrella de Rock ficticia, narrando sus desgracias y problemas que le van aislando del mundo, formando el muro que da título a la obra. La mayor parte del disco fue escrito por Roger Waters (bajista, cantante y compositor de la banda) quien refleja muchos de los eventos de su vida en las canciones de The Wall, como la muerte de su padre en The Thin Ice.

En 2010, Waters devolvió la obra a los escenarios con su gira The Wall Live. Entre el quince de septiembre de ese año y el veintiuno de Julio de 2012, se realizaron un total de 192 actuaciones repartidas por todo el mundo. Una gran selección de músicos, una calidad de sonido inmejorable y una puesta en escena espectacular, además de poder volver a vivir un disco tan emblemático como este fueron las claves para que la gira fuera en éxito tanto en la crítica como entre el público.

Posiblemente debido a este gran éxito, Roger Waters ha confirmado que continuará la gira The Wall Live por Europa en 2013, con veintiuna actuaciones. Aunque, desgraciadamente, de momento no hay ningún concierto programado en nuestro país. La cita más importante será, seguramente, el concierto de día 14 de septiembre en el Wembley Stadium. Además, aprovechando la vuelta de Roger Waters a Reino Unido, cabe la posibilidad de que David Gilmour se una al concierto como ya paso en la anterior gira.

Gira The Wall Live: experiencias en primera persona.

A nivel personal, tuve la suerte de poder ver el concierto de esta misma gira que Roger Waters dio en Madrid en 2011 y me gustaría comentar breve mente mi experiencia. He de decir que sabía que el espectáculo que presenciaría iba a ser realmente bueno, pero lo que vi, escuché y sentí esa noche superó con creces mis expectativas. Sin duda, fueron dos horas de música que me quedaran guardadas en la memoria para siempre. Por un lado, el hecho de poder vivir en directo la música de Pink Floyd de la mano de uno de sus miembros es ya impresionante, pero si además le sumamos unos músicos brillantes, un sonido con una calidad y volumen increíble y una puesta en escena capaz de dejar a cualquiera con la boca abierta, tenemos un concierto que marcará a todo aquel que lo preséncie.

Aún a sus 67 años, Roger Waters demostró que sigue en plena forma interpretando de manera brillante The Wall, añadiéndole un toque más Rockero a diferencia al álbum original. El sonido era absolutamente brillante, cada instrumento sonaba de manera impecable, pero lo que más me impresionó fue la puesta en escena.

La clave del espectáculo visual era el muro de 73 metros de largo que se construía durante el concierto y en dónde se proyectaban escenas en una calidad de imagen asombrosa. Desde escenas de la película basada en el disco hasta animaciones tridimensionales. Además de aviones que recorrían toda la longitud del recinto para acabar impactando contra el muro creando una bola de fuego, el mítico cerdo volador paseando por todo El Palacio de los Deportes o un espectáculo pirotécnico en diversas canciones.

Una de las que consiguió ponerme el vello de punta fue Comfortably Numb, con el muro ya completo y Roger Waters cantando desde la parte inferior del escenario, pasando le el relevo a otro vocalista situado encima del muro y acabando con el espectacular solo de guitarra también desde la parte superior del muro. Además, durante esta última parte de la canción, Waters golpea el muro rompiéndolo en cientos de pedazos mediante unas animaciones coordinadas de manera inmejorable y dejando ver todo tipo de colores y formas.

Realmente, me es imposible expresar con palabras lo que viví ese día. Por muy bien que lo pueda pintar en este artículo, he de decir que fue muchísimo mejor. Recomiendo a cualquier amante de la música que vaya a ver este espectáculo, porque va a disfrutar como pocas veces en su vida, al igual que me paso a mi. Os dejo con una lista de Spotify que contiene el concierto que Roger Waters dio en Berlín en 2007.

Y como bonus, una grabación con calidad más que aceptable del concierto completo de The Wall durante 2011. Y aunque verlo en video no tiene absolutamente nada que ver con vivirlo en directo, sirve para hacerse una idea de lo espectacular que fue el concierto.