Rock »

Análisis de The Purple Album, nuevo disco de Whitesnake

Sergio Agudo

Vaya por delante, antes de nada, que soy un gran fan de Whitesnake. A pesar de eso, después de haber escuchado el disco no puedo evitar pensar que The Purple Album no hacía ninguna falta. Cuando leas el resto del análisis espero que lo entiendas y no quieras venir a mi casa a lincharme.

En serio, realmente The Purple Album podrían habérselo ahorrado. Podría dar ya todas las razones por las que pienso esto, pero entonces este análisis sería muy corto y la idea es que vaya más allá de unas pocas líneas. Insisto en que soy fiel y devoto seguidor de Whitesnake, pero también es cierto que la época Hughes / Coverdale de Deep Purple es la que más me gusta. Y creo sinceramente que Coverdale no ha sabido hacerle justicia con estas regrabaciones.

El disco

Puedo entender que The Purple Album surgiese en primer lugar como una forma de Coverdale de rendir tributo a su paso por Deep Purple después de que la reunión del Mark III no se llegase a producir por la muerte de Jon Lord. Lo entiendo y lo respeto, pero creo que hubiera quedado mejor planteado de otra manera.

Me explico más detalladamente. La voz de David Coverdale ya no es la que era, y reinterpretar todas estas canciones en clave de rock y, por qué no decirlo, darles un aire más heavy en The Purple Album quizá no era el mejor movimiento. Hay muchos efectos, muchos coros… Demasiadas cosas que desvían la atención. Hay algunos temas en los que salva la papeleta y en otros que… Digamos que si algo no está roto, no vale la pena intentar arreglarlo.

En detalle

A nivel de producción o a nivel musical, a The Purple Album no se le puede poner ninguna pega. El problema llega cuando empezamos a valorar esta colección de temas emblemáticos a nivel vocal. Coverdale ha perdido muchísimo con los años, y los arreglos para algunas canciones como Burn, Stormbringer, Might Just Take Your Life o You Keep On Moving –esta última me ha dolido especialmente– han salido en general bastante mal parados. En el último tema, por ejemplo, yo hubiera llamado a Glenn Hughes para que me echara una manita.

Y es que llega un momento en el que te hartas de escuchar a un Coverdale estrangulado en la mayoría de cortes de este The Purple Album, que no llega, que le falta hasta el aire… La excusa de la edad, insisto, no me vale. No voy a volver a citar a cierto bajista / vocalista.

Sin embargo, no todo en The Purple Album es malo como ya dije. Quizá en temas menos conocidos de los Purple como Lady Double Dealer o Love Child Coverdale suena bastante digno, e incluso Mistreated queda bastante lograda dentro de lo que cabe.

Ahora bien, como creo que The Purple Album habría ganado muchos enteros es si se hubiera grabado en formato acústico, tal y como han hecho con Sail Away, que me ha parecido lo mejor de este disco junto con una versión de Soldier Of Fortune más adaptada a las capacidades actuales de David Coverdale. Si hubiera sido así quizá habríamos asistido a algo mucho más memorable.

Conclusiones

50

No es una cuestión de que no se haya hecho con respeto, en absoluto. Si de algo estoy seguro es que nadie más que David Coverdale pensaba ponerle más respeto a The Purple Album, pero se tendría que haber planteado de otra manera. Si eres muy fan de su época con Purple te decepcionará, y si nunca habías oído estas canciones te parecerá que les falta algo. Antes que escuchar estas regrabaciones, recomiendo las originales: Burn, Stormbringer y Come Taste The Band. Que luego no digan que no aviso.