Top 10 »

El porqué del nombre de las bandas (Parte II)

Natalia Formigo

La semana pasada comenzábamos un particular recopilatorio: El porqué del nombre de las bandas. Y es que en Xombit Music somos muy curiosos, y no podíamos dejar de escribir acerca de un tema tan peculiar como es el misterioso origen de los nombres de los grupos más conocidos. Poesía, religión, familia…mil son las fuentes de inspiración de las que beben los futuros músicos, a cada cual más extraña y particular. Analicemos sin más dilación una nueva tandada de bandas, ¿estará tu favorita entre las escogidas?

Curioso es el origen de la banda de Jared Leto, Thirty Seconds To Mars, que tomaría su nombre de una tesis de un profesor de Harvard acerca de los humanos y los avances tecnológicos, tan avanzados que, metafóricamente, nos tienen a apenas treinta segundos de Marte. Y es que el mundo freak está muy arraigado en esto de bautizar grupos, que se lo digan a Duran Duran. La mítica banda de los ochenta tomaría su nombre de uno de los personajes de la película de ciencia ficción Barbarella, de 1968. Algo parecido harían Black Sabbath, que además de banda de metal y guarida de Ozzy Osbourne, fue una película de terror protagonizada por Boris Karloff.

Las bandas de heavy son todo un mundo a la hora de escoger nombre, aunque para qué engañarnos, la mayoría muestran una ligera inclinación hacia lo tétrico, mitológico y escabroso. Caso de Iron Maiden, nombre de un artefacto de tortura medieval con forma de sarcófago cuyo interior estaba revestido de pinchos. Pura poesía.

Pero hasta los heavys más duros tienen su corazoncito. Deep Purple, sin ir más lejos, es el nombre de la canción favorita de la abuela de Ritchie Blackmore, un tema de Bing Crosby que era lo más allá por los años 30. Porque la familia tira mucho y eso de juntarse los hermanos y montar una banda es todo un clásico. Ahí tenemos a los Jackson 5, los Bee Gees ( que surge de Brothers Gibb) o más recientemente los estadounidenses Kings of Leon, formado por tres hermanos y un primo que adoptarían Leon por ser el nombre del padre predicador de los tres hermanos Followill. Y Kings porque ellos lo valen.

Hablando de predicadores y demás, la religión también ha sido un referente a la hora de elegir banda. Quizás fue el propio espíritu santo el que iluminó a Maná, grupo mejicano y pan bíblico que caía de los cielos. Otros que optaron por leerse la Biblia fueron Nine Inch Nails, que, al parecer, no es más que la medida de los clavos con los que se crucificó a Jesucristo. Y, para terminar, todo un clásico, Nirvana, nombre del paraíso en el hinduísmo.

Iluminados como estamos no nos queda más que despedirnos, no sin antes recordar que la inspiración está en todas partes: sólo hace falta una pizca de imaginación, un gran sentido del humor y, sobre todo, muchas dosis de originalidad, de la que todos estos gigantes de la música andan sobrados y que a día de hoy parece escasear.