Top 10 »

Diez mensajes ocultos y perturbadores para el gran público (I)

Sergio Agudo

Siempre me ha fascinado la habilidad de algunos compositores de disfrazar el mensaje auténtico de algunas canciones, y esto no es patrimonio exclusivo del rock o del metal, sino que viene ocurriendo desde que tus padres y los míos eran jóvenes e incluso desde antes. Desde que se empezó a usar la música cantada como medio de expresión, los letristas han utilizado dobles sentidos para esconder mensajes dirigidos a una persona en particular (generalmente alguien de posición social más elevada a quien querían criticar), pero ahora se cuentan otra clase de historias. ¿Por qué hay una imagen de The Police sobre estas líneas? Pues porque ellos son el ejemplo más célebre que puedo poner de estos dobles sentidos siniestros…

The Police – Every Breath You Take

Sí, ya sé lo que muchos estáis pensando: ¡Pero si es una canción de amor preciosa! ¡Pero qué dices! ¿Cómo va a tener una historia truculenta detrás? Pues la tiene. Traduciendo la primera estrofa lo que obtenemos más o menos es esto:

Cada vez que respiras / Cada movimiento que haces / Cada lazo que rompes / Cada paso que das / Te estaré vigilando

Y la cosa sigue en el estribillo:

Oh, ¿no puedes ver / que me perteneces? / ¿Y cómo mi pobre corazón se duele / a cada paso que das?

Sting dijo que le encanta “cómo una canción escrita desde el punto de vista de un acosador sexual se ha convertido en un símbolo romántico para tantísima gente, no saben lo equivocados que están”. Seguid celebrando el amor, pipiolos.

Nino Bravo – Libre

Ahora viene cuando me tomáis por loco, para empezar porque Nino Bravo tuvo que pasar por la censura franquista y para seguir porque nadie se imaginaría que este hombre pudiera escribir algo que no fueran canciones de amor, pero da la casualidad de que sí lo hizo en al menos una ocasión (que yo sepa). Libre es, además de un obvio canto a la libertad, la historia del asesinato (verídico) de un joven por tropas alemanas comunistas mientras intentaba saltar el Muro de Berlín. Después de que le disparasen, el joven cayó en una zanja de la que no pudo ser rescatado y murió desangrado:

Con su amor por bandera se marchó / cantando una canción, / marchaba tan feliz que no escuchó / la voz que le llamó / y tendido en el suelo se quedó, / sonriendo y sin hablar, / sobre su pecho flores carmesí / brotaban sin cesar.

Nine Inch Nails – Closer

Este tema del maestro Trent Reznor es uno de los más populares en la FM estadounidense de los últimos veinte años. Aunque para poder ser emitido en la radio tuvo que pasar filtros de censura y si no se le presta atención es, desde luego, una canción hecha para ser popular, lo cierto es que Closer incluye referencias muy explícitas al sexo en su sentido más primitivo. Según el propio Reznor, está escrita desde el punto de vista del mirón más pervertido y desesperado que va a los clubs de striptease. Algunas joyas líricas que pueblan el tema:

Me dejas violarte / Me dejas profanarte / Me dejas penetrarte / Me dejas complicarte […] / Quiero f***arte como un animal / Quiero sentirte desde dentro / Me acercas más a Dios

Porcupine Tree – Blackest Eyes

Quienes seguimos la carrera del grupo de rock progresivo más importante de la última década sabemos que su líder, Steven Wilson, tiene una mente bastante retorcida. Este hecho, lejos de permanecer ajeno a su producción artística, ha impregnado cada línea que este hombre escribe. Esto ha llegado al punto de que no ha dejado una, sino dos canciones cuya letra merece ser examinada con lupa. Una es esta que nos ocupa, que está escrita desde el punto de vista de un psicópata. Empecemos por Blackest Eyes :

Un paseo por el bosque e intentaré / algo bajo los árboles que te hará llorar / es tan erótico cuando tu maquillaje se corre… / Tengo cables sueltos en la cabeza / tengo libros que nunca, jamás leo / tengo secretos en mi parcela de jardín / tengo una cicatriz donde mis impulsos sangran / tengo gente debajo de la cama / tengo un lugar donde todos mis sueños están muertos

Metallica – One

“Nosotros nunca haremos un videoclip”. Esas palabras con tono de sentencia resonaban en las orejas de muchos cuando los de San Francisco aparecieron dando la cara en la MTV presentando el correspondiente a este tema. A pesar de tener la envoltura de la típica power ballad metalera, la letra de One (basada en el libro Johnny cogió su fusil de Dalton Trumbo) habla del infierno en vida que sufre Joe Bonham, un soldado de la Primera Guerra Mundial que vuelve a casa convertido en un torso sin rostro y que aprende a comunicarse por código morse para pedir que terminen con su vida. Inspirado por esta historia, James Hetfield escribió estas líneas:

Oscuridad aprisionándome / es todo lo que veo / el horror absoluto. / No puedo vivir, / no puedo morir. / Estoy atrapado en mí mismo. / Mi cuerpo es mi propia celda.

Y hasta aquí la primera parte del repaso a nuestras 10 canciones inquietantes favoritas. Os esperamos próximamente para desvelar la segunda parte.