Las mejores canciones de los años ’80 (parte 3): Explosión cultural en España

Las mejores canciones de los años ’80 (parte 3): Explosión cultural en España

COMPARTIR 0 TWITTEAR

la_movida_de_los_80-frontal1_phixr

Para ilustrar este artículo nos viene al pelo algo publicado por nuestros compañeros de Atlas Cultural en un especial dedicado a un documental sobre la Movida madrileña, un movimiento altamente mitificado cuando se habla de los años ’80 en España. La Movida fue un punto de referencia en la música, en lo visual y en el arte, pero no fue todo lo que pasó en España ni resume por completo toda la década en este país.

Los ’80 supusieron la llegada a España de movimientos como el punk (que fue consumido muy pronto por la corriente post-punk, al llegar más tarde que en el resto del mundo), el heavy metal, la explosión de la ya citada Movida, la llamada Edad de Oro del pop español… Todo esto sin contar la horrible estética, los pelos de colores, las hombreras, la laca, los maquillajes estrambóticos y todo lo que en aquella época parecía la bomba, pero que visto con un poco de perspectiva, la verdad es que daba un poco de pena.

Arrancamos nuestro repaso a una edad de oro en la música española con Mecano y Hoy no me puedo levantar. Seguimos con más pop de la época con La Guardia y El mundo tras el cristal, Duncan Dhu con En algún lugar y unos Héroes Del Silencio muy lejanos aún de ser el grupo de rock más grande de la historia de España con Héroe de leyenda. Hubo más ejemplos de pop muy bien hecho y de primera como Nacha Pop y Chica de ayer, aunque si los pusiéramos todos la lista se nos alargaría muchísimo.

Aparte del pop más fácil, convencional y que más sonaba a todas horas en la radio también hubo espacio para experimentos con sonoridades más atípicas. Ejemplos de esto fueron Derribos Arias, con un pie en el punk y otro en la música electrónica y que aquí recordamos con Dios salve al Lehendakari. También en esta corriente aunque con una aproximación más puramente electrónica tenemos a Aviador Dro y La Chica de plexiglás, donde hacen gala de su sonido inspirado fundamentalmente por los alemanes Kraftwerk.

Entrando en terrenos más puramente rockeros, los ’80 fueron el caldo de cultivo de los Leño de Rosendo Mercado, que luego emprendería una larga carrera en solitario que se prolonga hasta el día de hoy. De Leño podemos destacar Sorprendente como uno de sus temas más recordados. Miguel Ríos se reinventó por esta época uniendo fuerzas con el guitarrista Salvador Domínguez y dejó para la posteridad canciones tan celebradas y versionadas como Banzai, con un pie en el heavy metal que se practicaba en España por estos años. No podemos dejar los terrenos más rockeros sin hablar de Loquillo y del Ritmo del garaje, canción obligada cuando uno se refiere al rock español de los ’80.

No podemos dejarnos en el tintero a la Movida madrileña, que tuvo representantes como Alaska (ya fuera con los Pegamoides o con Dinarama) con A quién le importa, Radio Futura con Escuela de calor o los Toreros Muertos con Mi agüita amarilla. Insisto, no me quiero extender demasiado con la Movida, ya que considero que se ha mitificado en exceso y se ha hablado demasiado de ella cuando en este país hubieron otras manifestaciones musicales a las que apenas se les ha dado coba.

Entramos en terrenos más duros. El punk en España apareció a principios de la década como reacción a la Movida, precisamente. No es que fuese una consecuencia directa, pero muchos de los integrantes del movimiento se oponían frontalmente a ella. A otros como por ejemplo Parálisis Permanente se les acabó asociando con la misma. De este grupo podemos recordar Autosuficiencia como su tema más mítico.

El punk, sin embargo, no muere con Parálisis Permanente. Hubo grupos dentro de la corriente de todo tipo de pelaje y de extracción, desde los Eskorbuto de Anti Todo, los RIP de Policía No, los skatalíticos Kortatu de Fermín Muguruza a los que recordamos con Don Vito y la revuelta en el frenopático (aunque de ellos podíamos poner bastantes más) a los catalanes GRB practicando hardcore puro y duro con El buen camino. Realmente buenos grupos de punk en este país hubo a patadas, pero tampoco nos podemos extender tanto como nos gustaría por motivos obvios.

Si los grupos de punk habían captado el mensaje y lo habían entendido a la perfección no se puede decir lo mismo de los grupos de metal. Mirándolo con perspectiva la verdad es que, al igual que la estética antes mencionada, los grupos de metal españoles también daban bastante grima. Aún con todo y a pesar de que aberraciones como Bella Bestia existieron, siempre nos quedarán como honrosas excepciones Barón Rojo con Resistiré, Obús con Autopista, Muro abriendo el terreno patrio al speed metal con Telón de acero, Sangre Azul y Cuerpo a cuerpo como representantes de la corriente más influida por el glam estadounidense o los pioneros del thrash metal en nuestro país, Legion, a los que aquí recordamos con Life Means This.

Como puedes ver, los ’80 en España dieron para mucho. Para haberle hecho justicia a todo el mundo habría que haber hecho un artículo muchísimo más extenso y haber incluido cientos de canciones, así que lo siento si me he dejado a alguien. Lo he hecho lo mejor que he podido.

Archivado en España, Mejores canciones de los años '80, Movida madrileña, Pop Español, Top 10
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (15)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs