Rescatando Discos: Bad Company – Bad Company (1974)

Rescatando Discos: Bad Company – Bad Company (1974)

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Os damos la bienvenida a la sección Rescatando Discos, en la que cada domingo os traeremos un análisis detallado de algún disco que a los editores de Xombit Music nos haya marcado de alguna manera. Aquí tendrán cabida discos de todos los estilos musicales y años, seremos los editores los que decidamos. Hoy os voy a hablar de un disco clásico que ha dado muchas vueltas en mi tocadiscos: el disco de debut de título homónimo del supergrupo Bad Company. 100% Recomendable.

Bad Company

Cada domingo en Xombit Music publicaremos la sección Rescatando Discos, en la que los distintos editores haremos un análisis de los discos que por algún motivo nos han marcado, que son especiales para nosotros.

Hoy le toca el turno a un disco clásico, uno de esos álbumes que han marcado época en su estilo. Se trata de Bad Company, disco debut del supergrupo Bad Company. Lanzado en 1974, supuso un auténtico éxito tanto a nivel comercial como a nivel de crítica de esta banda de Rock de corte clásico. Como sabemos, no todos los supergrupos han tenido el éxito esperado, aunque Bad Company supo conjugar la creatividad y calidad musical de sus miembros con unas composiciones con un toque comercial suficiente, capaz de gustar a los púbicos más dispares.

Formación clásica de Bad Company

Bad Company formación 1976

La banda inglesa, que contó con el apoyo de Led Zeppelin, estaba formada por los ex miembros de Free Paul Rodgers (voz y piano) y Simon Kirke (batería y percusión); Mick Ralphs, que venía de Mott The Hoople a la guitarra y Bozz Burrrel, de King Crimson al bajo. Esta sería la formación clásica de Bad Company, que a partir de 1982 registraría bastantes idas y regresos, altas, bajas y períodos de inactividad, desde 2002

Bad Company: el disco

Corría el año 1974, en plena efervescencia musical de los años 70, cuando Paul Rodgers (sí, el mismo Paul Rodgers que ejerció como cantante de Queen hace unos años) y los suyos lanzaron al mercado este disco, deudor de los sonidos más clásicos del Rock americano. El título del disco, nombre del grupo y tambien nombre de una de las canciones del disco vienen de la influencia que la película del oeste Bad Company ejerció en Paul Rodgers, vocalista y líder la banda.

Can’t Get Enough es el tema que abre Bad Company, un auténtico clásico del Rock, con un ritmo endiablado y chulesco, guitarra demoledora. El segundo corte, Rock Steady, destaca por su hipnótico riff y por su ritmo contenido, que deja con ganas de más, dando paso al primer medio tiempo del disco, Ready For Love. Continúa el álbum con Don’t Let Me Down, balada clásica que cierra la primera cara del disco.

El primer corte de la cara B es Bad Company, un medio tiempo que comienza con unas notas de piano y que nos traslada con su temática al lejano oeste, dando paso a la balada The Way I Choose, toda una declaración de personalidad contenida en una canción. Movin’ On recupera el tono Rockero del álbum que se cierra con la maravillosa composición acústica Seagull, un fantástico colofón al álbum.

Un disco muy recomendable, que con sus casi 35 minutos de duración nos da una idea aproximada de la escena musical en 1974. Si hace tiempo que no escucháis el disco, os recomiendo que lo reviséis. Y si no lo habéis hecho nunca, lo podéis escuchar gracias a Spotify. Aunque lo mejor es escucharlo en vinilo, que es cuando realmente uno se da cuenta de la magnífica estructuración por caras.

Archivado en Bad Company, Bozz Burrel, Criticas, Especiales, Free, King Crimson, Mick Ralphs, Mott The Hoople, Opinión, Paul Rodgers, Rescatando Discos, Rock Clásico, Simon Kirke
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs