Análisis de IV, último disco de Toundra

Análisis de IV, último disco de Toundra

COMPARTIR 0 TWITTEAR

kitsune-toundra

El último disco de Toundra llega después de casi dos años y medio sin trabajo de estudio por parte de los madrileños, pero por fin, ayer salió a la venta IV. Durante este tiempo el guitarrista y miembro original Victor García-Tapia decidía abandonar la formación. Aunque encontrar reemplazo parece que no ha resultado tarea difícil, ya que el elegido fue Macón, guitarrista de Adrift que ya había girado en el pasado con la banda.

El disco

Con algunas bandas, y es el caso de Toundra, no tiene mucho sentido hacer un repaso tema a tema, porque parece claro desde el principio de su carrera que simpatizan con la filosofía clásica del álbum, la del ritual: coger el vinilo, sacarlo de su funda, limpiarlo, revisar la aguja y suavemente depositar esta sobre la superficie del disco. Quieren que te sientes a escuchar los 8 cortes de principio a fin, que no saltes del 3 al 7 y entre medias intervenga el aleatorio de tu reproductor digital para colarte en medio a saber que cosa.

Que estemos ante un trabajo instrumental, no significa que no haya una idea de fondo. Como ya te explicamos el día que te presentamos su videoclip Oro rojo, el disco se inspira en la mitología japonesa, en la figura de uno de los yokai más conocidos en Japón: Kitsune (zorro en japonés). El cual se asocia en ocasiones como guardián de los dioses y en otras como guardián del bosque y las aldeas.

Este IV se presenta como una perfecta combinación de lo que fueron sus dos anteriores trabajos. La melodía y el color del bosque vienen sin duda influenciados por II, mientras que la angustia y la tragedia del incendio están mas representadas por los sonidos más oscuros y rasgados presentes en III. Ocho canciones que de buen seguro alcanzarán su máxima expresión cuando el cuarteto ponga toda la carne en el asador en directo.

En detalle

Como ya he dicho, me parece que carece de sentido el entrar a analizar corte a corte (en general en cualquier disco, pero más en uno concebido de la manera que Toundra lo hace). Pero si tuviera que destacar alguno, lo cual resulta difícil en un trabajo de semejante factura, me quedaría con Qarqom y Oro Rojo. El primero de ellos porque en sus más de nueve minutos de duración, es un perfecto resumen o tarjeta de presentación de todo lo que son capaces. En él aparece la fuerza que caracterizaba a III en momentos como el riff del minuto 4:44 que de seguro será protagonista en sus conciertos. Pero también tenemos melodías y texturas que se acercan más al sonido presente en II. Y si Qarqom resume la carrera de Toundra, Oro Rojo condensa perfectamente lo que es IV, a parte de ser un colofón perfecto para el disco. Seis minutos y medio en los que se condensa todo el trabajo realizado en los meses de composición.

A más de uno puede que le choque lo que se va a encontrar en Lluvia, ya que casi cinco minutos de duración pueden resultar excesivos para una canción que se entiende mejor como una introducción a Belenos que como canción propiamente dicha. Volviendo a los reproductores digitales, más de uno tendrá la tentación de saltarse este corte, pero recordemos que lo que Toundra nos ofrece, es un disco de verdad, no un recopilatorio.

Conclusiones

90

Rock, rock instrumental, post rock, rock progresivo…puedes ponerles el traje que quieras, el que más te guste. En realidad eso da igual, lo que importa es el regalo que nos han hecho a los más nostálgicos. Un disco con el que te puedes sentar a disfrutar y sentir la música. Toundra sigue y seguirá siendo Toundra.

Archivado en Metal, Novedad, Post Rock, Rock, Rock Progresivo
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs