Rescatando discos: Marillion – Seasons End

Rescatando discos: Marillion – Seasons End

COMPARTIR 0 TWITTEAR

marillion

No es la primera vez que pienso en Marillion para esta sección. Ya he hablado de dos piezas clásicas dentro del rock progresivo moderno o neo-prog rock como son Misplaced Childhood y Clutching at Straws, y una parte de mí siempre ha considerado a la formación con Steve Hogarth a la cabeza como la autora de obras menores del grupo.

Es como cuando Peter Gabriel se marchó de Genesis –creo que en el artículo de Clutching at Straws ya hablaba de la existencia de ciertos paralelismos–, hay una personalidad muy grande como la de Fish que acaba de dejar un hueco enorme que viene a rellenar Hogarth, y no es lo mismo.

Si eres fan a muerte de Marillion no quiero que me malinterpretes. Me sigue gustando lo que han hecho con Hogarth a las voces, me parece que han tenido propuestas realmente atrevidas y que, al fin y al cabo, de eso es de lo que se trata cuando hablamos de rock progresivo pero… Insisto, no es lo mismo.

No es que crea que Marillion tuvieran que llevar una línea definida a lo largo de toda su carrera, eso habría sido matar al grupo. No. De lo que estoy hablando es que el espíritu que impregna sus cinco primeros álbumes cambió, y mi percepción sobre el grupo, como es obvio, también. No fue por un cambio cosmético que dejaron de parecerme la chica más guapa del baile, sino por un motivo musical.

Reemplazar una voz siempre es difícil, especialmente cuando se trata de una tan característica como la de Fish, con esas influencias tan notorias de Peter Gabriel, por una más melódica y, por qué no decirlo, más manifiestamente poppie –Hogarth venía de cantar en un grupo de pop durante los ’80– que, aunque no quedaba mal y le daba otra nueva dimensión a la banda, empezó a cambiar el concepto de Marillion alejándolo de la versión de los de Aylesbury que más me gusta escuchar.

Sin embargo y como ya dije en el artículo de Clutching at Straws, no estamos aquí para hacer un “Fish vs. Hogarth”. Para eso ya hay otros lugares, así que vamos a centrarnos en hablar de Seasons End de una maldita vez.

marillion seasons end

Si algo podemos decir de este álbum con respecto a sus anteriores es que en cierta manera retorcida es continuista. No en el sentido de que venga a seguir con la senda iniciada en su trabajo anterior, que generalmente era más oscuro, pero sí representa muy bien los sonidos de los tres primeros discos del grupo.

Se trata de un redondo mucho más abierto, más espacioso, donde hay más sitio para que entre la luz y el oyente y la música respiren. La voz de Steve Hogarth también contribuye a ello comparada con la voz más dura, más rasposa y quizá menos radio friendly de Fish, a pesar de que canciones como Kayleigh sonaron en emisoras de todo el mundo durante el periplo del escocés con Marillion.

A nivel de temas no hay ninguno que suene fuera de sitio, si bien los cuatro primeros del disco son carne de hit pura y dura. En el caso particular de Easter incluso se llegó a grabar un videoclip:

A partir de Seasons End fue cuando Marillion comenzaron a cambiar su sonido general, lo que nos ha acabado llevando a aventuras musicales como Sounds That Can’t Be Made o aquel bizarro Anoraknophobia que, si bien encarnan perfectamente lo que un álbum e rock progresivo debe ser, no son para mí. Y que conste que hay experimentos rarísimos como el Tales From Topographic Oceans de Yes que particularmente me encantan, pero a partir de aquí y de Holidays In Eden murieron los auténticos Marillion.

El sonido genuino del grupo se mantiene en canciones como The King of Sunset Town, la ya mencionada Easter, la muy rockera The Univited Guest, Seasons End y Berlin, y esos son los Marillion a los que me habría gustado seguir escuchando. También recomiendo darle una escucha atenta a After Me.

Sé que ser fan del rock progresivo e inmovilista musicalmente es una contradicción, pero con ellos me pasa. Sin embargo, no importa lo que se le vaya la olla a Fish en su carrera en solitario, haga lo que haga parece que conmigo acierta siempre. Me gustaría poder decir lo mismo de sus ex-compañeros, pero aún con todo Seasons End es un gran disco que siempre vale la pena escuchar para apreciar a los Marillion de siempre con otro filtro. Un gran álbum sin duda.

Archivado en Marillion, Neo-prog rock, Rescatando Discos, Rock Progresivo, Seasons End
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs